Ayutthaya

June 25, 2018

La cultura de Tailandia es una de las muchas razones por las que cada año, este país del sudeste asiático es visitado por millones de turistas. Impresionante, exótica, llamativa, colorida o misteriosa son algunos de los adjetivos que nos vienen en mente cuando pensamos en sus tradiciones, arte, y cultura. Hoy hablamos sobre uno de sus tesoros y que, podréis visitar en vuestro viaje de fin de carrera: la misteriosa Ayutthaya.  

 

A una hora y media de Bangkok, a unos ochenta kilómetros, se encuentran los restos de la antigua ciudad de Ayuthaya, con casi 700 años de antigüedad. Se trata de la capital del reino de mismo nombre que precedió al reino de Siam, lo que conocemos hoy como Tailandia. Su historia, larga y fascinante está impregnada en cada una de sus paredes y esculturas, lista para ser descubierta por cualquier visitante. Fue el centro económico y cultural durante más de 400 años (¡ahí es nada!) hasta 1767, cuando fue destruida por tropas de Birmania, la actual república de Myanmar, en una brutal sitio que duró nada más y nada menos que dos largos años. Cayó en el olvido durante siglos hasta que en 1969, y para nuestra suerte, el departamento de bellas artes del Ministerio tailandés de cultura se pusieron manos a la obra y la trajeron de nuevo a la vida, reparando y restaurando todas las construcciones y templos.  

 

A pesar de que la ciudad fue duramente sacudida por la guerra, se han conservado numerosos templos y edificios de los que que hoy en día podemos disfrutar gracias a las labores de restauración y el especial empeño por parte del ministerio de cultura por devolverle su antaño esplendor. Algunos de los puntos más bonitos e importantes para visitar son: Wat Yai Chai Mongkhon: es uno de los más antiguos de la vieja capital. El fundador del reino, Uthong, mandó construirlo para que fuera utilizado por los monjes que volvían de formación en Ceylan (hoy en día Sri Lanka). El monasterio domina con su imponente altura todo el lugar. Se puede subir a este para tener unas vistas más que impresionantes; Wat Maha that: uno de los lugares de referencia dentro del recinto histórico. En su interior guarda restos sagradas para el budismo. Fue masacrado durante la conquista pero atrae a todo aquel que pasa por el lugar y es el más visitado. ¿La razón? En él se encuentra una gran cabeza de Buddha curiosamente escondida entre las ramas de un frondoso árbol. La imagen es, sin duda, digna de admirar y es que os transportará a una época mágica; el Wat Lokaya Sutha, un impresionante Buddha reclinado. Con sus 42 metros de largo os dará la bienvenida a esta genial excursión de vuestro viaje de fin de carrera.  

 

Como véis, Tailandia nunca deja de sorprender; y eso, es lo que buscamos para vuestros viajes de fin de carrera, ¡que no queráis cerrar los ojos ni un segundo!  

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Songkran: La fiesta del agua o año nuevo tailandés

May 14, 2018

1/3
Please reload

Entradas recientes